¿Cómo ayudó Harrison Ford en Solo: A Star Wars Story?

La presidenta de Lucasfilm, Kathleen Kennedy, comentó que Harrison Ford ayudó a Alden Ehrenreich en Solo: A Star Wars Story.

Foto: Especial

lunes, 12 de febrero de 2018, Miguel Angel Carral

En mayo próximo se estrena Solo: A Star Wars Story, el segundo spin-off de la saga creada por George Lucas la cual tendrá al personaje de Han Solo como el rol protagónico de esta historia.

No obstante, Harrison Ford, quien interpretó a Han Solo hasta Star Wars: El Despertar de la Fuerza (2015), solamente prestó ayuda al actor Alden Ehrenreich, quien personifica al Han más joven en una historia a modo de orígenes.

Primeros pósteres individuales de Solo: A Star Wars Story

Han Solo está de vuelta en el primer tráiler de Solo: A Star Wars Story

La presidenta de Lucasfilm, Kathleen Kennedy, reconoció que Harrison Ford apoyó a Alden Ehrenreich para que se apropiara del papel, recordando cómo fue que tomó el rol para Star Wars Episodio IV: Una Nueva Esperanza (1977).

“Lo que Ford hizo tan elegantemente para Alden fue hablar mucho sobre lo que recordaba de la primera vez que leyó 'Star Wars', y lo que George había hecho con Han. Quién era el personaje y las conversaciones que mantuvo durante tantos años con George sobre cómo se desarrolló Han”.

La experiencia de Ford sirvió para que Alden tuviera “una visión inestimable del personaje”, y es que el mismo Ehrenreich opinaba sobre lo que le había dicho su predecesor en el papel.

“Hubo varias veces en el transcurso de la película en las que Alden contaba algunas de las cosas que Harrison había señalado. Creo que fue realmente útil para él”.

El director de la cinta, Ron Howard, también manifestó su entusiasmo por haber tenido a Harrison Ford, aunque sea como una especie de consultor.

"Harrison es un actor muy considerado y un artista, y yo quería saber lo que aprendió sobre el personaje. Dijo que Han siempre se debate entre la sensación de que, en cierto modo, era huérfano y, por lo tanto, anhelaba la conexión con la gente y luchaba con ella al mismo tiempo. Pensé que esa percepción era bonita e interesante", argumentó Howard.