Mateo es un personaje, Thiago un fenómeno: Messi sobre sus hijos

El crack del Barcelona habló sobre las personalidades de sus hijos, así como de la relación con Antonella y la clasificación al Mundial de Rusia 2014.

Foto: Especial

jueves, 7 de diciembre de 2017, Sergio Noriega

El 10 de la Albiceleste, Lionel Messi, hizo lo que nunca, se abrió a las cámaras de televisión y la prensa. El futbolista decidió revelar varios aspectos de su vida privada y familiar, habló de su relación con Antonella Rocuzzo y hasta de la personalidad de sus hijos. Una nueva faceta del argentino que muchos esperaban conocer.

En entrevista extensa para TyC Sports, Messi detalló cómo son cada uno de sus hijos en la vida diaria, cuáles son sus gustos y hasta la forma que tienen de vivir el futbol.

¡Se acabó la novela! Messi renueva con el Barcelona hasta 2021

Gracias mi ídolo: Hijo de Cristiano a Messi

“A Thiago le gustan los autos, las motos, le gusta el futbol, pero hasta ahí…juega un ratito y se cansa (…) Mateo es terrible, un personaje. Son muy diferentes. Thiago es un fenómeno, más bueno y el otro es todo lo contrario, un hijo de puta. Es lindo ver lo diferente que son el uno con el otro”, comentó riéndose.

El líder del Barcelona en el campo relató también una anécdota entre Mateo y el hijo de Luis Suárez, Benjamín, quienes bromearon entre ellos cuando los dos jugadores pasaron por el banquillo en el duelo frente al Sporting de Lisboa en Champions League.

Messi aseguró sentirse liberado en el club catalán después de haber regresado con el boleto de Argentina para el Mundial. La Pulga reconoció que fueron momentos complicados, pero que afortunadamente lograron superarse de buena manera.

“Volví feliz, liberado. Hacía mucho que no volvía de esa manera a mi casa”, agregó.

El sudamericano contó ante las cámaras lo difícil que es estar fuera de casa durante las concentraciones largas con la Selección, algo que sucederá el próximo año previo y durante la Copa del Mundo.

"Es algo que hemos hablado con Antonella, de cómo sería ese mes para Thiago. Cuando no estoy se pone triste, rebelde. Tiene que ser lo más normal posible. Nosotros estamos acostumbrados en la noche previa a dormir con la familia, el mismo día del partido a llevar a los chicos al colegio... La concentración es algo que termina cansando, te aburres porque es siempre lo mismo, no sabes qué hacer. Estar con la familia es una liberación", señaló.