González Iñárritu dedica Premio Oscar a millones de inmigrantes

Al recibir su Premio Oscar honorifico por el corto Carne y Arena, el director Alejandro González Iñárritu dedicó el trofeo a millones de inmigrantes de todo el mundo.

Foto: Especial

lunes, 13 de noviembre de 2017, Miguel Angel Carral

El director mexicano Alejandro González Iñárritu recibió por parte de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas un Premio Oscar especial como reconocimiento a su trabajo en el cortometraje Carne y Arena.

Y es que en González Iñárritu, el mexicano unió fuerzas con su habitual director de fotografía, el también mexicano Emmanuel Lubezki, para grabar en realidad virtual el drama de los inmigrantes que intentan cruzar la frontera con Estados Unidos.

Nuevo Premio Oscar para González Iñárritu por Carne y Arena

Carne y Arena, el tributo de González Iñárritu a los migrantes

Al recibir su nueva estatuilla dorada, el cual sería el quinto en su haber, Alejandro González Iñárritu se dijo estar “profundamente emocionado” por este Premio Oscar honorifico.

“Se lo dedico a los millones de inmigrantes en el mundo entero a los que se les ha negado su realidad, secuestrada por la política y las ideologías que no dejan ver al mundo lo que les está pasando", afirmó González Iñárritu.

Cabe señalar que la grabación de Carne y Arena, González Iñárritu y El Chivo Lubezki la intercalaron con sus proyectos pasados por lo que duró cinco años, experiencia artística en la que la realidad virtual y el simbolismo sitúan al espectador en el corazón mismo de los inmigrantes.

"No sé si esta gota de agua hará alguna diferencia, pero es un intento de transformar a la gente, especialmente a quienes tienen prejuicios sobre los inmigrantes. Ojalá exploren esta instalación y tengan un mejor entendimiento de esa situación", agregó el director de Birdman (2014) y The Revenant (2015).

De igual forma, González Iñárritu aceptó que Carne y Arena lo hicieron “sin intenciones comerciales”, por lo que este Premio Oscar honorifico le resultó "muy inesperado".

"Fue una exploración, un experimento. Esto no es cine, sino que es el nacimiento de un nuevo arte. Se utilizará para desunir y para fines comerciales lucrativos y vulgares, pero también para ofrecer experiencias artísticas alucinantes. Las nuevas generaciones lo llevarán a lugares inimaginables. Si se desarrolla artísticamente y se subordina a la emoción humana, será algo maravilloso”.