Israel sigue a EE.UU., también se va de la Unesco

El Gobierno de Israel se unió a la decisión de Estados Unidos de abandonar a la Unesco por sus políticas pro palestinas.

Foto: Especial

jueves, 12 de octubre de 2017, Sergio Noriega

Estados Unidos anunció este jueves su salida de la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), un camino que fue seguido por el Gobierno de Israel, que también confirmó su próximo retiro de la entidad internacional.

El Estado judío acusó directamente al organismo de haberse extraviado en el camino y su misión principal, una crítica que deriva del apoyo de los países miembro a Palestina. La confirmación de la salida de Israel llegó a través del primer ministro Benjamin Netanyahu, quien justificó la renuncia de Washington.

Unesco pide prudencia para demoler edificios dañados

EE.UU. renuncia a la Unesco, saldrá en 2018

“[El Primer Ministro] dio la instrucción al Ministerio de Relaciones Exteriores de preparar la retirada de Israel de la organización, paralelamente a la salida de Estados Unidos (…) La Unesco se ha convertido en un teatro del absurdo donde se deforma la historia en lugar de preservarla”, informó la Oficina del líder israelí.

Previamente, el Departamento de Estado norteamericano había emitido un escrito donde fijó la salida del país para diciembre de 2018. El gobierno de Donald Trump dejó en claro que la presión contra Israel fue uno de los factores que le orillaron a tomar la determinación.

En los últimos años, Estados Unidos se ha distanciado de la Unesco, tal como lo demostró la suspensión del financiamiento en 2011. Tras hacer pública su renuncia para finales del próximo año, el Gobierno norteamericano indicó que establecerá una misión permanente como un Estado observador dentro de la organización.

La directora general de la Unesco, Irina Bokova, quien está próxima a abandonar el cargo, fue notificada sobre el deseo de Estados Unidos de abrir una misión permanente, por lo que se espera un posicionamiento en las siguientes semanas.

La partida de la primera potencia mundial vuelve a centrar el foco sobre los problemas que afronta la Unesco, tanto en materia financiera como de reconocimiento internacional. Cabe recordar que Washington se opone directamente a que se utilice a los organismos adscritos a la ONU para inclinar la balanza a favor de los palestinos en la disputa con Israel.