Susan Sarandon, contra la pena de muerte

En el especial Richard Glossip: Pena de muerte, la actriz Susan Sarandon relata cómo la pena de muerte no es la solución a varios problemas de la sociedad actual.

Foto: Especial

jueves, 12 de octubre de 2017, Miguel Angel Carral

La ganadora del Premio Oscar a Mejor Actriz por la cinta Dead Man Walking (1995), Susan Sarandon, es una ferviente manifestadora contra la pena de muerte, un tema que toca en el especial Richard Glossip: Pena de muerte, de Investigation Discovery.

La escritora Helen Prejean, papel que interpreta Sarandon en Dead Man Walking, acudió a la actriz para salir en defensa de Richard Glossip, quien está sentenciado a muerte por un caso similar al mostrado en la cinta.

¿Gal Gadot será La Novia de Frankenstein?

Angelina Jolie y Gwyneth Paltrow también señalan a Harvey Weinstein

“La pena de muerte nunca tuvo mucho sentido para mí. Es arbitraria y caprichosa. Es costosa, pero la gente suele decir: ‘Si alguien mató a uno de tus hijos, ¿por qué no matarlo a él?’. Y, por supuesto, uno le dice que concuerda, pero es una pregunta diferente a dejar que el Estado lo haga”, aseguró Susan Sarandon.

Incluso, sobre este punto, Susan Sarandon afirma que este razonamiento es relativo, pues algunas de las personas que ha conocido con los asesinos de sus hijos sentenciados a la pena de muerte “no odiaban ni querían revancha en nombre de esa persona que perdieron”.

“Hay una línea que surge de las conversaciones que mantuve. Yo digo que no tengo esa clase de fe y me contestan que no se trata de eso, sino que deciden alejarse del odio. Mientras filmábamos, vimos a una familia que iba a las ejecuciones todo el tiempo. La verdad es que no era reparador”

En esta línea, la otrora actriz de cintas como Thelma & Louise (1991) y Igby Goes Down (2002) explica que la “gente siempre queda desilusionada” de la pena de muerte porque “¿qué puede reparar el dolor más allá de recuperar al ser perdido? La gente piensa que se va a sentir aliviada, pero no funciona de esa manera. Al final de cuentas, no le sirve a ninguna de las partes”.