Rotten Tomatoes es dañino para los directores serios: Martin Scorsese

Mediante un ensayo publicado en The Hollywood Reporter, Martin Scorsese critica la calificación de las películas por páginas como Rotten Tomatoes.

Foto: Especial

jueves, 12 de octubre de 2017, Miguel Angel Carral

En los últimos años, webs especializadas como Rotten Tomatoes han llevado al fracaso películas prometedoras a pesar del éxito que han tenido en el público, siendo el caso más sonado Batman vs. Superman. El Origen de la Justicia (2016).

Directores de cine comprenden esta dinámica, pero no por ello se han quedado callados a la hora de criticar estos sitios de Internet que los crucifican cuando hacen algo mal de acuerdo a ellos y que los idolatran cuando salen bien los filmes.

Sylvester Stallone será el director de Creed 2

Fans no quieren a J.J. Abrams como director de Star Wars: Episodio IX

Bajo esta línea, el ganador del Premio Oscar a Mejor Director por Los Infiltrados (2006), Martin Scorsese, publicó un largo ensayo en The Hollywood Reporter, donde retoma este tema.

“Valoran las películas como uno valora un caballo en el hipódromo, un restaurante en una guía de viajes o un electrodoméstico en [la revista] Consumer Reports. Lo tienen todo que ver con el negocio del cine, pero nada con su creación o su visionado inteligente”, explica Martin Scorsese.

En concreto, Martin Scorsese arremete contra Rotten Tomatoes, de los que asegura incluso desde su nombre –traducido al español significa Tomates Podridos- resultan insultantes.

“(Se trata de) una forma cada vez más brutal de ejercer la crítica, no tienen nada que ver con la auténtica crítica de cine. El cineasta se ve reducido a un fabricante de contenidos, y el espectador a un consumidor sin ganas de arriesgar”, puntualiza Martin Scorsese.

Scorsese puso como ejemplo la reciente cinta de Darren Aronofksy, ¡madre! (2017), indicando que disfrutó extasiado la trama que plasmó el director en la pantalla grande, pero que fue vapuleada por la crítica especializa.

“Antes de ver ¡madre!, me sentía extremadamente perturbado por todos los juicios severos que había recibido. Muchas personas parecían querer definir la película, encasillarla, buscando amarla o condenarla. Después de tener la oportunidad de ver ¡madre!, me sentí aún más perturbado por esta urgencia de juicios, y por eso quería compartir mis pensamientos”,

De igual forma, para el director de cintas como Taxi Driver (1976), Goodfellas (1990) y Pandillas de Nueva York (2002), el medir “las recaudaciones del primer fin de semana se han convertido en un deporte sangriento y con espectadores, que a su vez parece haber estimulado una forma aún más brutal de criticar las películas”.