EE.UU. renuncia a la Unesco, saldrá en 2018

El Departamento de Estado norteamericano anunció que se retirará del organismo internacional por la presión contra Israel.

Foto: Especial

jueves, 12 de octubre de 2017, Sergio Noriega

El Gobierno de Estados Unidos informó que el país saldrá de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), tras considerar que la entidad apoya una política global antiisraelí y en favor de Palestina.

A través de un comunicado, el Departamento de Estado anunció que la salida de Estados Unidos será efectiva a partir de diciembre de 2018, una decisión que ha desatado una ola de críticas contra el gobierno de Donald Trump.

UNESCO impulsa reconocimiento de derechos en pueblos indígenas

Unesco pide prudencia para demoler edificios dañados

“Esta decisión no fue tomada a la ligera y refleja la preocupación de Estados Unidos ante los atrasos, la necesidad de reforma en la organización y su constante tendencia contra Israel”, dicta el escrito.

Cabe recordar que Washington había tomado la determinación de no financiar a la Unesco desde el 2011, año en que se aprobó la inclusión de Palestina como nuevo integrante del organismo. Su anuncio coincide con la próxima elección de un nuevo director, proceso que se ha visto manchado por los severos problemas de solvencia económica.

La determinación de Estados Unidos no causó sorpresa en algunos funcionarios norteamericanos, quienes ya esperaban un pronunciamiento antes del término del 2017. El presupuesto presentado por el gobierno de Trump al Congreso no contempla ninguna partida ante la posibilidad de levantar las restricciones contra la Unesco.

No es la primera ocasión en que Estados Unidos decide abandonar la entidad internacional. En la década de 1980, la primera potencia mundial también se retiró de la mesa de Estados miembro por considerar que estaba mal administrada y que se había convertido en una herramienta con fines políticos.

La directora de la Unesco, Irina Bokova, expresó su pesar por la decisión norteamericana, y señaló que Estados Unidos ha dado la espalda a una organización que promueve la paz, la seguridad y la lucha contra la violencia.