Anular el TLCAN, mejor que un mal acuerdo: empresarios

Líderes empresariales de México, Canadá y Estados Unidos afirmaron que sería mejor cancelar el acuerdo comercial antes que aprobar un TLCAN deficiente.

Foto: Especial

jueves, 12 de octubre de 2017, Sergio Noriega

La iniciativa privada, tanto de México como de Canadá y Estados Unidos, se prepara para el posible final del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), debido a la falta de consenso en temas clave. Los empresarios afirman que están dispuestos a anular la histórica alianza regional antes que aprobar un mal acuerdo.

El posicionamiento de los líderes empresariales tiene lugar en el marco de la cuarta ronda de negociaciones en Washington, la cual se ha caracterizado por las incesantes y radicales propuestas de Estados Unidos. Pese a la apertura al diálogo de las delegaciones mexicana y canadiense, la representación norteamericana ofrece muy poco margen de maniobra.

México es mucho más grande que el TLCAN: Videgaray

Inicia cuarta ronda de negociaciones del TLCAN

Asimismo, los empresarios indicaron que no se someterán a las imposiciones de Donald Trump, quien el día de ayer amenazó nuevamente con romper el TLCAN para arreglar acuerdos bilaterales con cada uno de los socios.

Estamos mucho peor con un mal acuerdo que sin un acuerdo, comentó el vicepresidente de la empresa Tenaris, Guillermo Vogel, quien formó parte del encuentro entre reconocidos hombres de negocios en la capital del país.

“El enfoque claro es que tenemos que mandar la señal, los mensajes a todas las diferentes contrapartes del error que sería cancelar el TLCAN o hacer un mal TLCAN (…) Comenzar a jugar con una economía que no es de mercado sería terrible para nosotros”, afirmó.

Los representantes de Estados Unidos en el encuentro empresarial también se mostraron en desacuerdo con las propuestas impulsadas por el presidente Donald Trump. El CEO de Fedex Freight, Michael Ducker, así como el presidente de la Cámara de Comercio estadounidense, Thomas Donahue, mostraron su preocupación por las iniciativas radicales que emanan de la Casa Blanca.

Este último calificó las propuestas de Estados Unidos como “píldoras venenosas” que ponen en riesgo un pacto comercial exitoso, el cual mueve un billón de dólares al año y que ha posicionado a América del Norte como una de las zonas de influencia comercial más importantes del mundo.