¡Odio a todos en la Casa Blanca!: Trump

El mandatario habría lanzado tales palabras durante una reunión con uno de sus principales asesores políticos.

Foto: Especial

jueves, 12 de octubre de 2017, Sergio Noriega

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, encuentra cada día menos respaldo dentro de la Casa Blanca, una situación que ha provocado la molestia del mandatario. De acuerdo a fuentes cercanas al Jefe de Estado, le confesó a uno de sus asesores que “odiaba” a la mayoría de funcionarios de su gobierno.

“¡Odio a todos en la Casa Blanca! Hay unas cuantas excepciones, ¡pero los odio!”, le habría dicho Trump a su jefe de Seguridad, Keith Schiller, acorde con un trabajador de la residencia presidencial que rindió su testimonio a la revista Vanity Fair.

Trump estudia pacto comercial con Canadá sin México

Trump nomina a experta cibernética para Seguridad Interna

Aunque otro oficial cercano al mandatario rechazó que se haya producido esta conversación, algunos allegados afirman que Trump luce cada día más volátil en sus estados de ánimo. Aparentemente, desde hace semanas que tiene un comportamiento desenfocado y muy irritable.

Los comentarios ofensivos y despectivos del Presidente no son algo nuevo en la Casa Blanca. En una entrevista, llegó a cuestionar la capacidad intelectual de su propio secretario de Estado, Rex Tillerson, después de que este lo llamara supuestamente imbécil.

“Tendremos que comparar pruebas de coeficiente intelectual. Y puedo decirte quién va a ganar”, le habría contestado Trump a su segundo al mando.

Por otro lado, volvió a ser blanco de críticas debido a sus amenazas contra los medios de comunicación. En la víspera, advirtió que podría paralizar las cadenas de televisión que continúen con la difusión de noticias falsas.

La nueva disputa contra la prensa se derivó de los rumores en torno al arsenal nuclear de Estados Unidos. La cadena NBC señaló que Trump evalúa la posibilidad de duplicar la cantidad de armas de destrucción masiva, una iniciativa que podría transgredir las normas internacionales y la propia legislación norteamericana.