Puigdemont congela la independencia de Cataluña

Pese a reconocer que Cataluña se ha ganado el derecho a su independencia, pidió al Parlamento suspender la declaratoria temporalmente para arrancar un diálogo con España.

Foto: Especial

martes, 10 de octubre de 2017, Sergio Noriega

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, afirmó que Cataluña votó de manera ejemplar el pasado 1 de octubre en el referéndum, por lo que se ha ganado su derecho a la independencia. Sin embargo, llamó al Parlament a suspender temporalmente la declaración a fin de abrir un proceso de diálogo con España.

“Pido al Parlamento que suspenda la declaración de independencia para iniciar un diálogo las próximas semanas”, declaró ante los legisladores.

Opositores rechazarán declaración de independencia de Cataluña

No permitiremos la independencia de Cataluña: España

De acuerdo con el líder político, el objetivo de entablar conversaciones con el Gobierno central es alcanzar un consenso de manera pacífica, después de los lamentables episodios que se presentaron el primer día del mes durante la consulta ciudadana.

“Si todo el mundo actúa con responsabilidad, el conflicto se puede resolver de manera serena. Por nosotros no quedará”, agregó.

Puigdemont afirmó que los catalanes solamente exigen el respeto de sus derechos, entre ellos, el de la autodeterminación, por lo que rechazan todas las acusaciones donde los califican de golpistas y rebeldes.

 

“[Nos hemos encontrado con] una negativa radical y absoluta y combinada con la persecución de las instituciones catalanas (…) No somos unos delincuentes, ni unos locos, ni golpistas, ni abducidos (…) No tenemos nada en contra de España y los españoles”, sentenció.

Aunque se mostró abierto al diálogo con la administración de Mariano Rajoy, el líder catalán criticó al gobierno por los actos violentos de hace diez días, y aseguró que la intención de las autoridades era sembrar el miedo entre los independentistas.

“…el pueblo de Cataluña reclama desde hace años libertad para poder decidir y no hemos encontrado interlocutores en el pasado ni el presente”, afirmó.

El discurso del Puigdemont fue totalmente diferente a lo esperado, tanto por el Gobierno español como por los propios ciudadanos catalanes, quienes pensaban que no habría consideración alguna para frenar la declaratoria de independencia de Cataluña.